La ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es  una señal automática normal de alerta y control que se activa en las personas delante de una percepción de amenaza, riesgo o peligro.

ansietat

Un cierto nivel de ansiedad favorece el desarrollo personal y el enfrentamiento de situaciones adversas,  pero cuando los niveles de ansiedad son tan altos que interfieren en el rendimiento psicológico, social, académico y/o laboral de la persona que la sufre, es necesario que pueda ser tratada  para disminuir el sufrimiento que comporta y recuperar la vida normal.

 

 

 

 

 

Leer mas ...

Hace falta tratar la ansiedad:

  • cuando se desencadena sin causa aparente
  • cuando su intensidad no se justifica por los posibles factores desencadenantes
  • cuando va acompañada por miedo a morirse o pánico a volverse loco
  • cuando se activa automáticamente en situaciones que generalmente no sería necesario, como por ejemplo al salir a la calle, al tomar un avión o transporte público…
  • cuando va acompañada de “rituales” (manías) cuando se ha hecho una tarea en concreto (lavarse las manos, reasegurarse que se ha cerrado con llave antes de salir de casa…)
  • cuando hay una hipervigilancia temerosa y preocupación excesiva por la propia salud o la de las personas queridas.

 

¿Cómo se manifiesta la ansiedad? ¿Cuáles son sus síntomas?

La ansiedad tiene manifestaciones psíquicas y somáticas (corporales)

Manifestaciones psíquicas:

  • Aprensión
  • Sensación de alerta (angustiosa)
  • Aumento de la tensión, constricción.
  • Sentimientos de temor o previsión de peligros.
  • Preocupación e hipervigilancia.
  • Sensación de fatiga, distracción y dificultades de concentración.
  • Insomnio de primera hora. Aumento del desvele nocturno.

 

Manifestaciones somáticas:

Se presentan sobretodo en los aparatos circulatorio, respiratorio, sistema nervioso y aparato gastrointestinal. Las más habituales son:

  • Aparato circulatorio:
    • Taquicardia y palpitaciones, hipertensión, palidez o rubor.
    • Opresión o malestar en el pecho.
  • Aparato respiratorio:
    • Dispnea (sensación subjetiva de falta de aire) o hiperventilación
  • Sistema nervioso:
    • Dolores, tembleques, tensión muscular y espasmos
    • Vértigo, inestabilidad, mareo, desmayos.
  • Aparato gastrointestinal:
    • Hormigueo, sudor frío y escalofríos
    • Sequedad de boca, dolores abdominales, diarreas y dispepsia (digestión  alterada o aviciada)
    •  Anorexia (falta de ganas de comer) o bulimia (sensación de hambre intensa, imperiosa e insaciable)

 

Trastornos de ansiedad

En adolescentes y adultos, una  manera frecuente de debutar la ansiedad patológica es mediante una crisis de ansiedad, (reacción de malestar y miedo que se presenta de repente, acompañada de algunas de las manifestaciones psíquicas y/o somáticas antes apuntadas) que si no se trata puede repetirse y evolucionar hacia un trastorno  más o menos agudo o crónico de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad más habituales son:

  • Trastorno de pánico
  • Agorafobia
  • Fobia social
  •  Fobias específicas
  • Trastorno por estrés agudo
  • Trastorno por estrés post-traumático
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno per ansiedad generalizada
  • Trastornos adaptativos que cursan con ansiedad (y depresión a veces)

Lo que caracteriza este funcionamiento como patológico es el hecho que la persona que sufre el trastorno desarrolla respuestas evitativas, es decir, trata de evitar las situaciones, pensamientos o acciones que le producen las reacciones fisiológicas desagradables y los pensamientos y emociones dolorosas, invirtiendo gran cantidad de energía mental para mantener estos contenidos fuera de la conciencia. Pero el problema es que los esfuerzos para evitar estas experiencias tienen el efecto contrario, pues la persona se siente cada vez más vulnerable y con menos control.

¿Cómo tratamos la ansiedad en  PSICOLOGIA CLINICA SANT ANDREU ?

Es habitual definir la ansiedad como un miedo sin causa. En Psicologia Clínica Sant Andreu creemos  que siempre hay una causa, aunque al principio sea inconsciente o desconocida para la persona que la sufre.

Por lo tanto el objetivo de las primeras visitas es, juntamente con la persona que consulta, descubrir cuál es esta causa.  Para esto, partimos de tres simples pero esenciales preguntas en el proceso diagnóstico: ¿Qué le pasa? (¿Qué le hace sufrir?) ¿Desde cuándo? ¿Con qué lo relaciona?

A partir de este momento, la persona acompañada por su terapeuta empieza a interrogarse, a mirar en su interior, a hacer un trabajo de introspección, que le va permitiendo descubrir cuál es el verdadero temor que le produce tanta ansiedad.

La terapia que seguirá (más o menos intensa, dependiendo de la gravedad del trastorno) se centrará en desarrollar todas las herramientas al alcance de la persona que consulta, para luchar contra este miedo.

I todo esto en un clima de proximidad, comprensión y respeto hacia su intimidad y su sufrimiento, que es lo que favorece la expresión de las emociones y el desarrollo del pensamiento que propiciará la comprensión del desencadenante de la ansiedad y por tanto, su disminución o desaparición y la recuperación de la vida normal.

  en nuestra página WEB encontrarás más información, puedes clicar aquí